¿De qué hablar con un niño pequeño? Temas de conversación útiles.

Los bebés recién nacidos y los bebés de hasta el año también necesitan comunicarse urgentemente con sus padres. Y deja que mientras tus conversaciones son más como un monólogo, sé: eres escuchado y entendido.

Pero cuando un niño tiene de 1 a 3 años, usted tiene un interlocutor real. Y no importa si el niño habla de 5 a 10 palabras o si ya se está expresando en oraciones cortas. El niño escuchará con placer todo lo que sus familiares y amigos le dirán.

Temas para hablar con niños de todo el mundo. Pero no olvide que el contenido de sus historias debe presentarse en un lenguaje comprensible para el niño. Aquí hay algunos ejemplos.

A todos les gusta escuchar buenas palabras sobre ellos mismos. Para los niños, esto es especialmente importante. Cuéntele al niño una historia sobre cómo creció en el vientre de su madre y cómo llegó a este mundo. Diga la fecha de nacimiento, describa la época del año en que nació el niño, el clima en su cumpleaños. Recuerde un extracto del hospital, una reunión con familiares, el primer baño. Cuéntanos cuán felices estaban tú y tus seres queridos cuando nació el bebé. Es fantástico si junto con su hijo crea un álbum con fotos y un archivo de video que se llenará a medida que el niño crezca. Acompañando la demostración de fotos de la historia, harás que la historia sea más vívida y visual.

Llena la vida de tu bebé con eventos interesantes. Alimenta a un gato callejero, monta en una colina, organiza unas vacaciones con disfraces, etc. Y luego recuerda estos momentos juntos. Discuta no solo un evento, sino también detalles: qué alimentó al gato, de qué color era la colina, que se puso el sombrero de papá. Durante estas conversaciones, recuerdos, descubrirá la asombrosa capacidad del bebé para recordar no solo el evento, el lugar, los héroes, sino también varios detalles que usted mismo puede haber olvidado.

Cuéntele a su hijo sobre familiares: abuelos, tías, tíos, hermanos y hermanas. Llámalos por nombre, muestra fotos. Recuerde los momentos de las reuniones con sus seres queridos. Al momento de contar una historia sobre un evento o una persona, intente marcarla con una característica distintiva. Por ejemplo: "¿Recuerdas, un loro grande vive en la casa de la tía Natasha?" O "Cuando fuimos a visitar a la abuela, compramos un pastel que elegiste".

Un niño de 2 a 4 años estará interesado en aprender sobre el período de la vida de los padres cuando ellos mismos eran niños. Cuéntenos sobre sus primeros juguetes, lesiones en las rodillas, el primer paseo independiente a la tienda para comprar pan. Dígale a su hijo lo que le gustó y no le gustó de niño: no le gusta la sémola, la alegría de correr a través de charcos, etc. Al contarle a su hijo sobre sus logros, debilidades o temores, lo abrirá desde el otro lado. Tales revelaciones le dejan claro a su hijo que usted comprende y acepta sus sentimientos y deseos.

Si tienes una mascota en casa, es probable que el niño ya esté apegado a ella. Por lo tanto, la historia de cómo y bajo qué circunstancias el gato / perro / tortuga se convirtió en miembro de su familia será muy interesante para el bebé. Si hay fotos de una mascota de ese tiempo, asegúrese de mostrarlas.

Posteriormente, el niño tendrá sus historias y temas favoritos para conversar. Lo más probable es que escuches repetidamente la solicitud: "Mamá, cuéntame cómo nací" o "Papá, cuéntame sobre tu primera bicicleta". Dichas conversaciones pueden tener lugar en cualquier entorno y en cualquier momento en que el niño esté determinado a escucharlo y escucharlo. Ayudarán a su hijo a aprender y recordar muchas cosas interesantes y útiles sobre sí mismos y sobre sus seres queridos.

Loading...

Deja Tu Comentario